Hiperhidroxis

Axilar

gettyimages-1153179493-170667a.jpg

Permite disminuir el sudor excesivo de axilas, manos y pies.

La Hiperhidrosis es una condición clínica con impacto directo sobre la calidad de vida del paciente.

El tratamiento consiste en la inyección de toxina botulínica en el área afectada, con una aguja muy fina. La toxina actúa disminuyendo la sudoración, mediante el bloqueo de las glándulas sudoríparas.

Es un procedimiento no doloroso.

Disminuir la producción de sudor de forma temporal, debiéndose repetir el tratamiento unas 2 o 3 veces al año, ya que el efecto dura unos aproximadamente unos 4 meses.

Los efectos del tratamiento comienzan a notarse entre el segundo y cuarto día después de la inyección, se hacen máximos a la semana con la desaparición por completo de la patología.

No afecta la vida diaria, salvo cuando se realiza en la palma de las manos que puede necesitar reposo de algunos días según la actividad que realice el paciente.

El procedimiento puede producir pequeñas inflamaciones, enrojecimiento, hematomas, además de sensibilidad en el área tratada. Estos síntomas desaparecen espontáneamente.